Advocación del Nazareno de San Pablo

0
441

El miércoles santo es un día de celebración religiosa para solicitar y pedir la ayuda a nuestro Nazareno de San Pablo. Él  nos espera pacientemente en la basílica de Santa Teresa. Es la representación humana de la figura de Dios suavemente cubierta de morado.

Su sola presencia me brinda paz y esperanza. Su mirada me otorga calor y fuerza ante mis dudas y dificultades. Su mano me toca con la energía del Espíritu Santo otorgándome sus dones. Su corona evoca nuestra admiración a su divinidad. Sus pies me invitan a seguirlo por la eternidad.

Su humildad me enseña el camino  a mi salvación. Me brinda esperanza ante un futuro que no termina en la tierra. Por ello te digo, cree en él y vivirás en su tiempo infinito ante este suspiro terrenal.

Quizás algunos desean creer una falsa leyenda donde el maligno ha difamado la figura del escultor,  inventando un falso diálogo entre ellos, es decir, el escultor al terminar su obra la pregunta ¿qué te falta mi Dios? y el Nazareno le responde, ¿dónde me has visto por hacerme perfecto?, e inmediatamente después cae muerto.

Su imagen oriunda de Sevilla (España) data del siglo XVII, gracias al escultor Felipe de Ribas. El inmortalizó el pasaje de Jesús en su calvario hacia su crucifixión. El camino que nos lleva a nuestra salvación.

No dudes en pedirle ayuda. Recuerda que desde el mismo momento que nacemos dependemos de él.  Por ello, hay que ser humildes de corazón. Solo Dios puede dar sin condición.

Visita a tu Nazareno. Saluda a Dios en su hogar. Ama a nuestro Señor Jesús sin miedo ni egoísmos. Ratifica tu fe en nuestro Señor. Perdona a tus enemigos como él los perdono desde lo alto de la cruz. A él sea dado las alabanzas por los siglos de los siglos, amén.

Raúl Isea

raul.isea@gmail.com

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta