Cada día que pasa las oficinas del Banco de Venezuela y, sobre todo, las que no están cerca de la capital tienen que trabajar con las uñas. La oficina nro. 165 correspondiente a la ciudad de Araure en el estado Portuguesa, está punto de colapsar, debido a que la misma no cuenta con aire acondicionado porque se lo robaron hace 6 meses, no tiene planta eléctrica porque fue hurtada hace más de un año, tampoco tiene bomba de agua.

Otra importante problemática que presenta, es que desde hace más de un mes no disponen de material “plástico” para las tarjetas de débito ni chequeras, porque hay problemas “técnicos”, es decir, no hay recursos.

Existen clientes que tienen más de un mes que no reciben su chequera, lo que perjudica enormemente a casi la totalidad de las personas que tienen que pagar con este instrumento, porque el efectivo esta difícil.

Ya en otras oportunidades he denunciado la caótica situación de esta oficina, no sé si el presidente de la República estará enterado de la problemática o del deterioro de esta y otras oficinas del Banco de Venezuela, pero de seguir tal indolencia, esta oficina cerrará sus puertas. Ya ha llegado hasta un límite en que alguien debe buscar soluciones, pero la realidad es otra.

¿Para qué se creó una sala situacional de este banco hace meses? Para atender estas denuncias y darles seguimiento. Hasta el momento no se han visto resultados.

No sé qué va pasar con esta oficina pero lo que sí es cierto, es que en cualquier momento esta sucursal dejará de prestar el servicio. Por favor, Sr. José Javier Morales, póngale empeño a esta oficina, muchas personas se lo agradecerán.

Edward Rodríguez

CI.: 7362317

edwarodr2gmail.com

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta