Préstame una lata de agua

Elio Ruiz Jiménez | elioruizjimenez@hotmail.com.- En mi pueblo, El Mene de San Lorenzo, estado Falcón, viví la mayor parte de mi infancia. Mi padre era el telegrafista del pueblo, condición esta que...

Encarnación de los Ángeles

Gerardo Galíndez.- Querida hija… Espero que te encuentres bien. Todavía me asombro por tu inteligencia, facilidad de entender y comprender las cosas; siempre recuerdo y comento con compañeros de la vida, en...

El profesor Príncipe

El señor Príncipe fue nuestro profesor de castellano y literatura tanto para Humanidades como para Ciencias, durante nuestra despedida de la educación secundaria a finales de la década de los setenta.De...

Mi pasatiempo favorito

César Alarcón.- Unas de las cosas que me identifica como caraqueño es el cerro Waraira Repano (cerro Ávila), más que un ícono de nuestra capital, es su pulmón vegetal, el que...

Pregones

Pedro Delgado.- Al llegar  el tren a las estaciones del Metro de Caracas, se abre todo un compás  cotidiano en la ciudad identificado, posiblemente, con algunos otros del planeta donde se...

El pueblo que se perdió

Luis Rapozo. Nadie se hubiese imaginado que el día que se rompió un tubo de 12 pulgadas en la población de Zuata, en el Estado Aragua, comenzarían las vacaciones mas alegres...

¡Mañana, compramos Últimas Noticias!

Ya finalizaba el mes de julio y yo me encontraba jugando en mi calle a “policías y ladrones”.Realmente estaba cansado porque el área de juego era tan extensa que pasábamos horas...

Pasos silentes de la vida

José Colina.- Somos una familia de cuatros hermanos, soy el tercero de ellos, y voy referirme al segundo de nosotros. Cuando pequeño, un día vi que él se fue a pagar...

Madre, me gusta el olor del pino

Manuel Ibarra.- En vísperas de la Nochebuena Luisito le pegunta a su madre:-¿Mamá, por qué será que me gusta tanto el olor del pino?Sorprendida por la pregunta la madre argumenta:-Bueno, mi...

Habla: Mindola, el negrito esclavo

En el hato “Las Tapias” vivíamos unos cuantos negros. Era un hato inmenso cuyas extensiones se perdían de vista. A veces pastoreamos el ganado, que andaba libre entre los pastizales infinitos....