Javier Antonio Messia | javierdanton@gmail.com.- ¿Qué ha pasado con los espacios que invitan a la convivencia del entorno cultural? En la actualidad visitar Los Caobos y pasar por el Eje del Buen Vivir, es encontrarse con una contradicción de las políticas públicas. Ahora te encuentras con seres que nada tienen del buen vivir, que han tomado esos espacios para la anarquía y el malandraje. Por cierto ese paseo lleva meses sin actividad recreativa.

Estas iniciativas que fomentan una ciudad más amable con sus corredores culturales, deben ir precedidas de un plan integral para consolidar esos espacios y fundamental es la articulación con los organismos de seguridad. Cada zona de convivencia ciudadana debe tener un módulo policial “activo”, que vele por la integridad física de los visitantes.

Es inadmisible que la ciudadanía deje de visitar ciertos lugares de esparcimiento y recintos teatrales, porque han tenido un lamentable desencuentro con el hampa. Los entes encargados de la cultura deben darle continuidad, auge y resguardo a estas políticas que en su momento fueron tan bien recibidas por los diferentes sectores de la sociedad.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta