Contar esta historia aun me da mucha risa, en cuestiones de trabajo fui con un compañero de trabajo llamado Carlos, a realizar una inspección en un pueblito llamado Mampostal, que queda retirado de la ciudad como a cincuenta minutos, pero el transporte es un poco pesado. Luego de las vicisitudes del transporte quedamos varados en un pueblo llamado Mapurite, que es un sector antes de llegar a Mampostal, le digo a Carlos vámonos a pie desde ahí hasta Mampostal, y él me dice estás loca de aquí hasta allá es un poco lejos y la carretera es de tierra, pero yo veía una vía de concreto que se podía caminar, el me dice que eso era la entrada luego de eso venia la de tierra.

Para mi sorpresa llego un señor en una moto montañera el cual venia a buscarnos pero el señor dijo que tenía que montarse los dos en la moto. Móntese me dijo porque no voy a regresar de nuevo y como pude me monte en ese camastrón y Carlos se monto en la parrilla de la moto, íbamos los tres en una moto, al pasar el camino de concreto venia la de tierra con piedra y ahí comenzó la aventura de huecos, piedras, cada vez que la moto brincaba sentía que Carlos brincaba con la moto y yo me arrimaba mas al señor motorizado y deseaba que llegáramos rápido a Mampostal, que era nuestro destino, esa carretera de tierra me parecía eterna, yo por dentro decía diosito que Carlos no se caiga, el motorizado decía que en invierno esta comunidad queda incomunicada porque la carretera se inunda y no hay paso, yo decía por Dios para Manpostal hay que venir en caballo o a burro, al llegar al destino fue que vi al paraíso pues ahí estaban las casitas que íbamos a inspeccionar.

Para venirnos de ahí nos habilitaron una camioneta, y ahí íbamos con una taza de quinchoncho cocinados en una mano y una arepa frita en la otra, el trayecto fue igual al de la moto, y en cada saltada de la camioneta me llevaba una cucharada de quinchoncho a la boca, luego de eso llegamos a la civilización. Al día siguiente tenía un dolor en los riñones y yo diciendo deje los riñones en Mampostal, ¡que aventura!.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta