Doña Zoila, fue la primera.

0
288

La mitad de los vehículos que tienen mis vecinos en el estacionamiento están parados por falta de repuestos y también por carencia de recursos para poder adquirirlos.

Es dramática la situación que vivimos en Venezuela por carencia de repuestos. Al igual que la alimentación y los medicamentos… Las tiendas de repuestos automotrices lucen famélicas y cuando se consigue una bomba de agua, un alternador, un arranque y dan el nuevo precio casi le da un infarto al comprador, cuando compara el precio de hace tres años tan solo.

Muchos cristianos aprovechan el viaje de un amigo a Panamá para que haga la diligencia y procure traer los repuestos que en ninguna parte se consigue.

  La verdad, es que el nivel de vida se cae vertiginosamente y no hay política que le enfrente y pueda solucionar el desmejoramiento. Casi, que es preferible guardar el vehículo hasta que vengan tiempos mejores. Mis vecinos tienen el estacionamiento convertido en una especie de “guarda carros”; porque no hay repuestos para un “Gran Marquís” del flaco César, ni para una camioneta “Caribe” de Douglas, ni para las camionetas de pasajeros del otrora empresario del transporte, que tiene sus camionetas hechas unos ranchos que se deterioran cada vez más en lo que pasa el tiempo, antes de poder arreglarlos.

  Cuando el hijo de la señora Betzabeth -les cuento-, me preguntó cómo hizo el primer dueño de vehículos en Venezuela y quién fue, yo tuve que buscar mis viejos libros y ponerme a investigar para responder no solo al muchachito, sino a un grupo de seis a siete tripones, que en una tarde de mayo vinieron por la respuesta. Entonces, le respondí: “Escucha, el primer dueño de un carro que circuló en Caracas fue de la esposa del Presidente Cipriano Castro, doña Zoila de Castro. Importaron un carrito francés de nombre Darrack y costó 12 mil francos. Eso fue en el año 1904″.

  Les cuento que como doña Zoila no manejaba, también se trajo en el mismo barco al chófer, que fue contratado por nuestra embajada. No sabemos cuándo comenzó a necesitar repuestos ese vehículo, pero no dudo que fueron solicitados y enviados por vía marítima, sin ningún problema.

Luis Alfredo Rapozo

luisalfredorapozo@gmail.com

Artículo anteriorRedes sociales y periodismo ciudadano
Artículo siguienteBuscan a Paula Imbriano
Luís Alfredo Rapozo Nació en Caracas, D,F el. 19 de Agosto de 1960 Estudió Sociología en la Universidad Central de Venezuela Sus artículos periodísticos han sido publicados en diferentes medios, muy especialmente en el diario El Tiempo, de Puerto La Cruz, donde fue articulista por diez años, siendo miembro del grupo Nuevas Plumas y del grupo Otras Voces con una columna semanal. También sus artículos han sido publicados en diversos medios digitales como REPORTERO24 donde colabora semanalmente durante cuatro años ininterrumpidos, semana a semana. Igualmente, ha publicado en El Republicano Liberal, El Llanero Digital, ¿Qué pasa en Venezuela? Y en otros medios en forma ocasional. Entre los libros que ha publicado se encuentran “Echando Cuentos”, “Entre cuento y cuento”, Negro Primero “El día decisivo”, “Dos años de crónicas” y “Sacalapatalajá” otro libro de crónicas políticas que comprende más de un año de crónicas semanales desde febrero 2015 a Junio 2016. Fue conductor de un programa radial en Anzoátegui “Noticias comentadas” que informaba sobre las noticias más importantes del día a nivel regional y nacional , durante los años 2006 y 2007, en Radio Patria 92.7 FM en Anzoátegui. Finalmente, Rapozo, colabora con Ultimas Noticias en la sección “Echa Tu Cuento” luisalfredorapozo@gmail.com @luisrapozo

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta