José García.- ¿¡Quién no ha probado una fría chicha!? Esta tradicional bebida es muy consumida por el pueblo venezolano. Se hace con arroz y leche, se le agrega láctea condensada y canela al gusto. También existe la chicha andina que es fermentada. Las hay, además, preparadas con sémola.

En todos los lugares de Venezuela existen personajes que se caracterizan notoriamente por su original manera de preparar los productos que venden. Como el pueblo de Cagua que no escapa a estas peculiaridades.

Así tenemos que, entre la avenida Bolívar con Independencia, esquina de la Catedral de San José, municipio Sucre, hace más de treinta años que se destaca el impecable don Williams Ayala (como le dice la gente), con su bata blanca, de conversación amena. Bate con una  paleta de madera la gustosa chicha que a todos los parroquianos apetece.

Lo más emblemático es que, les dice  a sus marchantes, que si su producto no les gusta, él, sin problemas, les devuelve el dinero. Las tiene de varios precios. Mientras usted saborea el rico alimento, lo entretiene con cualquier plática de los hechos que circundan el rincón, a la vez, con una lanilla, mantiene aseado sus instrumentos de faena.

Es discreto al hablar de politiquerías, dice que, «eso aleja a sus clientes».  Con su carrito ha levantado toda una familia. ¡Ah! después que usted digiere su vaso de chicha, no olvida la ñapa. Con su estilo, introduce el cucharón en la olla y le proporciona medio vaso más de la mezcla nutritiva, cosa no muy común en los demás vendedores.

Como el precitado trabajador informal, existen muchos otros que forman parte de la cotidianidad de nuestra existencia, en esta sociedad tan dinámica y convulsionada, que hace que muchas veces, olvidemos nuestras sustantivas y genuinas costumbres. Estas personas, de alguna manera, forman parte de la historia popular de aldeas, pueblos y ciudades. Por ello, los transeúntes al pasar por ahí, se toman su chicha y aprovechan una conversadita con el chichero de la catedral.

 

José García

guaicaipuro14@hotmail.com

 

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta