Miguel Vásquez.-  Cada vez que Zamurito, apodo con que se conocía a Pablito Fuente, salía de rumba, Gregoria su mujer, quedaba aterrada en su humilde vivienda, bien sabía que llegaría al  siguiente día, borracho , sin un centavo en los bolsillos y formando problemas, sumamente agresivo con ella y a veces contra sus hijos. Todo el sector de  “Las   Rurales” en Punta Cardón, conocía el drama en que se desenvolvía la desventurada  Goya, así la llamaba todo el mundo. Iban pasando los días y los meses y con ellos llegaban más muchachos a la familia,  la prole aumentaba junto a las dificultades.

Una vez Goya  se atrevió a enfrentar a  “Zamurito “, le recriminaba su irresponsabilidad permanente y sus faltas de respeto al entorno familiar. La respuesta  fue inmediata : – Toma lo tuyo , seguido de una trompada que zampó al piso a la desventurada mujer . La comunidad se enteró de lo ocurrido, pero no se atrevían a actuar por aquello de  que  “..entre marido y mujer …” . Una vez que Goya estaba en su casa, ubicada  frente a las aguas  de El Golfete de Coro, se le acercó su compadre Mi le  Medina , conocido líder del sector y hombre de gran sensibilidad social  y  propone darle una lección  definitiva  al desconsiderado ” Zamurito ” ,  le ofrece su apoyo y el de la comunidad . Por supuesto Goya aceptó . Llegado el día viernes , ” Zamurito ” se acicalaba para salir a su rumba semanal y ordenaba a  su mujer le tuviera preparada a su regreso un buen plato de sopa  y  ..”mucho cuidado si no lo tenía.”.Regresó el domingo en la madrugada, sumamente ebrio , se acostó en su chinchorro y cayó dormido , de inmediato  llegaron los vecinos , previamente   preparados, le cosieron el chinchorro , de tal manera que no pudiera salirse. Luego llamaron a Goya , le entregaron un rabo de raya y le dijeron:- Es tuyo , desquítate . La  rabia de la mujer no se hizo esperar. Empezó  a darle latigazos a diestra y siniestra .El infortunado dentro del chinchorro se revolvía como una culebra, pero no podía salir. Juraba por su madre  portarse bien . Y así  fue, Hoy  Pablito y Gregoria  viven felices gracias  al contragolpe Miguel Vásquez.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta