Luis Rapozo.- Esa mañana José Antonio, alias “El Cunaguaro” salió bien temprano en un operativo muy temerario para asaltar a los pasajeros de una camioneta atestada de pasajeros que iban a su trabajo. Casi todos los ciudadanos no habían desayunado y presentaban rostros de pocas pulgas, mientras escuchaban las noticias a todo volumen en la radio y era leída por un narrador con su voz educada en años de trabajo, tras un micrófono.

De repente, al lado del chófer apareció el rostro pálido, amarillento del Cunaguaro; bajo una desteñida gorra de los yankis de Nueva York y con una voz de hambre, que daba lástima, pidiendo la atención de los pasajeros e informando que estaba atracando y que por favor colaboraran en el procedimiento para que nadie resultara con un balazo en el fundillo.

El momento parecía un squetch de Radio Rochela, que rápidamente se convirtió en tragedia porque el Cunaguaro con su mano metida en una chaqueta de esas que tienen capucha, apuntaba un tumulto que tenía en su bolsillo en forma amenazadora e insistía en meterle un tiro “…al primero que se pusiera cómico”.

Una abuelita septuagenaria que se parece a la mamá de Memín y se encontraba sentada en el primer puesto, le dio un empujón tan fuerte al Cunaguaro que lo estrelló de espaldas contra el panel del control de la camioneta e inmediatamente, sin que nadie pensara, se le abalanzaron encima y lo sometieron entre golpes, arañazos, patadas y unos tres golpes de peso pesado, que dejaron al pálido Cunaguaro más nervioso que mono comiendo espinas, aturdido con la pela que le estaban dando.

Inmediatamente, el chófer se orilló en una acera desolada y entonces, tres hombres que parecían obreros en alguna construcción lo bajaron a golpe limpio a la calle y allí le dieron una de las golpizas más violentas que muy poca gente habrá visto en su vida. Le quitaron los zapatos, la chaqueta, la gorra desteñida y entonces le pusieron la cara tan hinchada a golpes, que el Cunaguaro cambió su rostro pálido en una cara de torta de remolacha.

 

Artículo anteriorPiden alumbrado público en San Martín
Artículo siguienteBusca Orap Forte de 4mg
Luís Alfredo Rapozo Nació en Caracas, D,F el. 19 de Agosto de 1960 Estudió Sociología en la Universidad Central de Venezuela Sus artículos periodísticos han sido publicados en diferentes medios, muy especialmente en el diario El Tiempo, de Puerto La Cruz, donde fue articulista por diez años, siendo miembro del grupo Nuevas Plumas y del grupo Otras Voces con una columna semanal. También sus artículos han sido publicados en diversos medios digitales como REPORTERO24 donde colabora semanalmente durante cuatro años ininterrumpidos, semana a semana. Igualmente, ha publicado en El Republicano Liberal, El Llanero Digital, ¿Qué pasa en Venezuela? Y en otros medios en forma ocasional. Entre los libros que ha publicado se encuentran “Echando Cuentos”, “Entre cuento y cuento”, Negro Primero “El día decisivo”, “Dos años de crónicas” y “Sacalapatalajá” otro libro de crónicas políticas que comprende más de un año de crónicas semanales desde febrero 2015 a Junio 2016. Fue conductor de un programa radial en Anzoátegui “Noticias comentadas” que informaba sobre las noticias más importantes del día a nivel regional y nacional , durante los años 2006 y 2007, en Radio Patria 92.7 FM en Anzoátegui. Finalmente, Rapozo, colabora con Ultimas Noticias en la sección “Echa Tu Cuento” luisalfredorapozo@gmail.com @luisrapozo

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta