Luis Alfredo Rapozo.- Se habían pasado todo el año peleando como perros y gatos… prácticamente se les fue el tiempo en una sola disputa. A no ser por las travesuras que se hicieron el uno contra el otro, ambos no realizaron juntos nada positivo: Es como si el tiempo hubiese transcurrido solo para cada cual, en un mundo individualista, dando la idea, que la realidad de cada uno era insalvable e impenetrable. Pero, se hicieron la vida incómoda con perturbaciones y juegos de mal gusto. Tan solo quedaban ellos dos. Pancho, un hermoso y rosa cerdo criollo y Julián un gallo rojizo que más bien parecía una mascota y que tal vez el trato que le daba el señor Agapito, le hacía sentir alejado de la mesa o dentro de un caldo acompañado con vituallas y algunas mazorcas de maíz.

Jamás le pasó por la mente a Julián, que algún día terminaría su regencia como el gallo que correteaba gallinas y picaba el mejor maíz. Más bien, Julián pedía más tiempo para seguir cantando, montado en lo alto del gallinero; cuidar las gallinas y dejar cría como si estuviese en el paraíso, sin nada que cambiara su hegemonía. Esa noche era fin de año y el señor Agapito no tenía nada qué comer en la despensa. Para colmo de males, las inusuales lluvias inundaron todo y hasta las hortalizas se habían perdido; muchos animales se ahogaron, otros huyeron aterrados por la tempestad o fueron víctimas del pillaje que exige el sobrevivir.

Cuando Agapito vio la salida del sol la mañana del último día del año, le dijo a su hija Isabel:”Me temo que sacrificaremos a Pancho”. Entonces, buscó sus herramientas y su cuchillo que usaba exclusivamente para desmembrar los animales y sacarles el cuero. En ese momento, Julián cantaba anunciando la salida del sol y vio el movimiento característico que describía la operación por venir. Y le dijo a Pancho con frases burlonas: “Esta noche comen pernil en casa, “pajarito” –mientras se reía y pasaba la punta de su ala por el pescuezo-, así que prepárate, je,je”. -Yo siempre he sabido-le respondió Pancho-, que no seré eterno y que mi final no es otro que servir de alimento al amo algún día y sobre todo en fecha de celebración. Esa es la regla del juego. Allá tú, que te crees eterno y piensas que no te llegará tu hora de entregar cuentas. El señor Agapito se acercó a Pancho y lo tomó por las patas traseras levantándole en “medio giro”, terciándole sobre su espalda para proceder a darle el vil garrote cochinero. Desde la espalda de su amo, Pancho pudo ver la olla hirviendo de agua sobre el fogón- que custodiaba Isabel-, y algunas papas, zanahorias, vainitas, y cebollas que estaban sobre el mesón. Girando la cabeza hacia el gallo y abriendo la boca en un gran esfuerzo, Pancho alcanzó a gritarle a Julián mientras lo llevaban a su destino final: “Oye “pajarraco”, esta noche comerán pernil en casa, pero también habrá ensalada de gallo”. De esta manera, ambos animales que se pasaron todo su vida en discusiones improductivas , terminaron en la mesa el último día del año, mientras Agapito e Isabel daban gracias a Dios por el alimento recibido y pidieron que sus bienes fueran sustituidos, por algo mejor en el próximo año.

Artículo anteriorDonación por parte de Coca Cola y Domino’s Pizza Venezuela a hospital
Artículo siguienteCumbre de El Encantado: La larga espera
Luís Alfredo Rapozo Nació en Caracas, D,F el. 19 de Agosto de 1960 Estudió Sociología en la Universidad Central de Venezuela Sus artículos periodísticos han sido publicados en diferentes medios, muy especialmente en el diario El Tiempo, de Puerto La Cruz, donde fue articulista por diez años, siendo miembro del grupo Nuevas Plumas y del grupo Otras Voces con una columna semanal. También sus artículos han sido publicados en diversos medios digitales como REPORTERO24 donde colabora semanalmente durante cuatro años ininterrumpidos, semana a semana. Igualmente, ha publicado en El Republicano Liberal, El Llanero Digital, ¿Qué pasa en Venezuela? Y en otros medios en forma ocasional. Entre los libros que ha publicado se encuentran “Echando Cuentos”, “Entre cuento y cuento”, Negro Primero “El día decisivo”, “Dos años de crónicas” y “Sacalapatalajá” otro libro de crónicas políticas que comprende más de un año de crónicas semanales desde febrero 2015 a Junio 2016. Fue conductor de un programa radial en Anzoátegui “Noticias comentadas” que informaba sobre las noticias más importantes del día a nivel regional y nacional , durante los años 2006 y 2007, en Radio Patria 92.7 FM en Anzoátegui. Finalmente, Rapozo, colabora con Ultimas Noticias en la sección “Echa Tu Cuento” luisalfredorapozo@gmail.com @luisrapozo

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta