Durante los 12 meses del año, hay uno que se destaca del resto, llamado diciembre. Este último mes del año tiene la particularidad de ser amado o despreciado para algunas personas por celebrarse la denominada Navidad a través de todo el planeta de maneras y formas diferentes.

Pero, ¿qué es Navidad realmente? ¿Cuál es su significado? En nuestro país, Venezuela, estamos acostumbrados a reunirnos en familia para cenar la comida típica navideña (hallacas, pan de jamón y ensalada de gallina), compartir anécdotas familiares y pasar momentos inolvidables al lado de nuestros seres queridos.

Sin embargo, en la actualidad con el reciente modelo vanguardista de vida que han adquirido, algunos individuos han olvidado la parte espiritual de esta época notándose cada vez más la falta de interés en los corazones de cada miembro de la sociedad y su falta de humanidad (valores), en consecuencia hemos obtenido la parte material como, por ejemplo, los estrenos y los juguetes, volviendo a esta etapa algo comercial, sin pensar si estamos actuando bien o no.

Lo que realmente no sabemos la mayoría de los seres humanos, es  que diciembre es un mes de reflexión y de transformación, porque nos ponemos a pensar en todo lo que hicimos en 365 días, lo bueno que debemos conservar y lo malo que deberíamos cambiar para convertirnos en mejores ciudadanos día a día. Mostrándole al otro la mejor parte de su alma con una sonrisa y, sobre todo sencillez, porque no sabemos si mañana vamos a necesitar de alguien o lo contrario, dejando los rencores atrás y dedicándonos solo a una cosa: amar a nuestra familia.

Al final de cuentas, la verdadera Navidad es eso,  unión espiritual,  tanto con Dios como con nosotros mismos, y no la acumulación de cosas que ni sabemos si vamos a necesitar verdaderamente, pudiéndoselo dar a los demás y dejando así nuestro aporte en vida.

Anaheim Manrrique

ana_nesly@hotmail.com

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta