Francisco Aguana.- Vicente Aquino Madrid, trabajador de la Electricidad de Caracas, impartía el catecismo en la única escuela del barrio 18 de Octubre, fundado en 1946. Allí conoció a la única maestra de ese plantel, Alejandrina Rivas, y entre rezo y rezo nació una pasión que los llevó al altar.

En plena luna de miel, en abril de 1949, Vicente, tomó la decisión, influenciado por la prédica religiosa de monseñor Luis Castillo Méndez, de ordenarse como cura y recibió del mentado obispo los hábitos y los sacramentos para ejercer su sacerdocio en la capilla Santa Eduvigis del mismo barrio.

 

Francisco Aguana

fcoaguana@gmail.com

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta