El que se levanta, pierde su silla

2
733

El general Cipriano Castro fue una de las figuras políticas más importantes  entre fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX.

Nació un 12 de Octubre de 1858 y llegó a ser Presidente de la República después de alzarse contra el Presidente Andrade e invadir Venezuela desde Colombia, en 1898.

De Castro se puede hablar mucho porque vivió momentos muy interesantes de esa Venezuela agrícola que dependía del café y que se transformaba en Petrolera; de esa Venezuela preñada por caudillos por todas partes; tantos, que había que quitárselos a sombrerazos.

Gobernó durante 9 años difíciles, enfrentando el bloqueo de nuestras costas, cargando deudas con los alemanes, italianos, ingleses, en una época de  cuando el imperialismo se reacomodaba y buscaba tomar posiciones en sitios estratégicos como en el canal de Panamá y el posicionamiento de USA en América .

Hablar de Castro es tener presente al General Gómez, quien valiéndose de su enfermedad y de su salida del país, le quitó la silla, dejándolo en el destierro, donde murió en medio de la congoja y el resentimiento contra un compadre, que no lo pensó dos veces para reivindicar aquello de “quien se levanta, pierde su silla”.

Sus restos descansan en el Panteón Nacional y sus aventuras detrás de jovencitas, también se recuerdan, como lo dejó escrito Pío Gil en su novela, “El Cabito”, como la otra parte de la moneda, que la historia no puede ocultar.

Artículo anteriorPeriodista Kalenina Ortega está extraviada
Artículo siguienteNiña requiere Doxorubicina y Daunoblastina en ampollas
Luís Alfredo Rapozo Nació en Caracas, D,F el. 19 de Agosto de 1960 Estudió Sociología en la Universidad Central de Venezuela Sus artículos periodísticos han sido publicados en diferentes medios, muy especialmente en el diario El Tiempo, de Puerto La Cruz, donde fue articulista por diez años, siendo miembro del grupo Nuevas Plumas y del grupo Otras Voces con una columna semanal. También sus artículos han sido publicados en diversos medios digitales como REPORTERO24 donde colabora semanalmente durante cuatro años ininterrumpidos, semana a semana. Igualmente, ha publicado en El Republicano Liberal, El Llanero Digital, ¿Qué pasa en Venezuela? Y en otros medios en forma ocasional. Entre los libros que ha publicado se encuentran “Echando Cuentos”, “Entre cuento y cuento”, Negro Primero “El día decisivo”, “Dos años de crónicas” y “Sacalapatalajá” otro libro de crónicas políticas que comprende más de un año de crónicas semanales desde febrero 2015 a Junio 2016. Fue conductor de un programa radial en Anzoátegui “Noticias comentadas” que informaba sobre las noticias más importantes del día a nivel regional y nacional , durante los años 2006 y 2007, en Radio Patria 92.7 FM en Anzoátegui. Finalmente, Rapozo, colabora con Ultimas Noticias en la sección “Echa Tu Cuento” luisalfredorapozo@gmail.com @luisrapozo

2 COMENTARIOS

  1. Libertador de Venezuela

    Fue un 14 de Octubre de 1813 cuando la Municipalidad de Caracas en acto solemne, le entrega a Bolívar el titulo de “Libertador de Venezuela”, de manos del Presidente Cristóbal Mendoza.

    Ya anteriormente, un 23 de Mayo del mismo año, la ciudad de Mérida le había otorgado un primer nombramiento, en ocasión de recibirlo en su campaña admirable que había salido desde Cúcuta para liberar el occidente de Venezuela del dominio español y que culminó en Agosto de ese año con su entrada triunfal a Caracas.

    Naturalmente, todavía el terror que generaba Boves en los llanos orientales y Ceballos en los llanos Barineses seguía ocasionando un dominio importante que hizo estragos en el año 1814 cuando ambos mueren en batalla en furiosos combates.

    Bolívar siempre le dio suprema importancia a este titulo de “Libertador de Venezuela”, sobrenombre que le enorgullecía y así lo dejó escrito en sus palabras de agradecimiento que pronunció en la Iglesia San Francisco ese mes de Octubre, cuando dijo: “Libertador de Venezuela: título más glorioso y satisfactorio para mí que el cetro de todos los imperios de la Tierra…"

    Ese titulo de Libertador era pronunciado con respeto por los negros, indígenas, mestizos, sambos, blancos, orientales, llaneros, andinos, costeños, españoles, canarios y criollos con una simbología enorme contra la opresión, la esclavitud, la explotación y el dominio de la Corona española sobre estas tierras. Y es que ese titulo se levantó sobre la base del derramamiento de sangre para lograr la libertad con los mejores propósitos de ser libres.

  2. Lo fusilaron en medio de un gran drama

    Aquel 16 de Octubre de 1817, en la ciudad de Angostura, después de un juicio militar, fusilaron al llamado Libertador de Oriente, Manuel Francisco Piar.

    Fue un episodio que no se olvidará fácilmente, pues sin duda resalta en nuestras páginas con todo su drama, en medio de las distintas razones ocultas que estaban detrás de bastidores: Todo comienza cuando el Libertador toma la decisión y le manda a detener en Aragua de Maturín para trasladarlo a Angostura bajo la denuncia de desertor, sedicioso, conspirador contra el mando de Bolívar.

    La historia de Piar es preciosa y ha sido objeto de muchas notas, escritos, artículos en el transcurso del tiempo, quizás una de las principales obras que me atrevo a recomendar para su lectura es la escrita por nuestro excelente novelista, el historiador Francisco Herrera Luque, titulada “Piar, caudillo de dos colores”.

    En esa obra podrán ver su misterioso origen, sus posibles vínculos de sangre con el Libertador o con la nobleza de Portugal, hasta llegar a su fusilamiento y a la expresión de Bolívar cuando dijo: "He derramado mi sangre".

    Lo cierto, es que la muerte de Piar se recuerda con un gran dolor, solo tienen que imaginarse aquel momento cuando los soldados que batallaron con él en la Batalla de San Félix, vieron caer a su General en Jefe con el pecho abierto frente al escuadrón de fusilamiento, mostrando su corazón.

    Y es, que Bolívar pudo perdonarlo en último momento, pero no lo hizo.

Dejar una respuesta