Saúl Briceño.- El refrán que dice “Nadie siente lo que no ve” tiene sus excepciones. Doña Carmen de Monsalve y doña Saturnina de Herrera eran amigas de infancia desde su terruño Guasdualito, muy cerca del Arauca colombiano. Eran dos damas cuya reciedumbre encajaba en el estereotipo de “Doña Bárbara”, ganadas a controlar cualquier arista de la vida; especialmente, la referente al amor.

Ambas damas se habían casado con militares que terminaron su carrera en la cúspide de los rangos militares sin haber ido jamás a una batalla. Ya longevas y viudas, se vuelven a ver. En sus pláticas tocan el azaroso tema del amor, y doña Carmen exclama:

-¡Amor, amor! No me toques esa tecla, ¡pura decepción! Te cuento Saturnina, mi esposo, a quien quise y consideré leal al juramento de nuestro matrimonio: ” Ser fiel hasta que la muerte nos separe”, no cumplió, me decepcionó y maldigo el día que me casé con ese pisapasitos.

Saturnina asombrada por el desequilibrio emocional que acusaba su amiga, trata de controlarla y le pregunta:

-¿Carmen, ¿en que te basas para afirmar tan desagradables epítetos y expresiones oropelezcas contra el General, dado que lo consideré un dechado de virtud y rectitud?

«Yo te voy a comprobar con hechos», contestó Carmen al tiempo que estallaba en arrebatos de llanto y cólera incontenibles. «Aquí tienes la prueba», y sacó una carta cuyo texto decía:

«Ciudadano.-

General en jefe.

Pedro Monsalve.

Recia su excelencia un saludo. Me apremia reconocer en usted tan magnánimas hazañas en los campos de Cupido y en cualquier escaramuza  amorosa sin importar si los vientos corren o no a su favor, colocando bajo su dominio todos los harenes encantadores que usted merece mi General y cuyas potrancas nada tienen que envidiar a Miss Venezuela.

Mi General, tengo a su disposición un arsenal de proyectiles que tecnológicamente lo harán infalible y exitoso en cuanta escaramuza le dispongan las diosas Venus y Afrodita; además le tengo un ejemplar especial de kamasutra y otro de Eleazar López Contreras titulado “Consejos de un lobo enamorado”.

Los proyectiles cuyos componentes son:i lnafil (viagra), Vardanafil (Levita) y Tadaladafil (Cialis). Mi General, con estos proyectiles usted hará  barrido exitoso en las arenas de Cupido y no dudo que alcanzará en sus menesteres bélicos el grado de Mariscal de Campo.

Sin más, se despide de usted.

Firma General Justo Herrera».

Leída la carta, Saturnina exclamó:

-¡Hijo de madre! los dos son un par de sinvergüenzas.

Y se descompuso de tal manera, que ambos difuntos deseaban salirse de la tumba y huir hasta donde no sale el sol. Ambas damas “enguayabadas” se llegaron al cementerio y quedaron mudas cuando avistaron  en la lapida un epitafio que lo confesaba todo:

«Querido amor, las cosas no van bien entre nosotros. No soy yo, eres tú. Eres fría, desabrida, aburrida y no puedo evitar serte fiel».

Doña Carmen y Saturnina cerraron capítulo con esta perla:

«Un matrimonio sin cachos es como un jardín sin flores».

 

Saúl Briceño

saulbrifer2011@hotmail.com

Artículo anterior¡Regáleme unos cañonazos!
Artículo siguienteUn 25 de diciembre atípico en Venezuela
Soy Trujillano,educador,oriundo del municipio Trujillo, he vivido toda mi vida en el barrio " ALAMEDA RIBAS" CONSIDERADO EL " BALCÓN DE TRUJILLO" un hacedor permanente de mi hoja de vida simpre al servicio de la solidaridad fraterna que distingue al andino, soy directo al manifestar mis posiciones ante los embates de la vida, respetando las opiniones de los demás, creo en el ser humano por ser creación de DIOS, simpre reconociendo que somos imperfectos, que uno no más que el otro, lucho contra esos fantasmas que aniquilan el espíritu, me aterra el conformismo, no vine al mundo a ignorar el valor de la vida habiendo tantos caminos para transitar frentes donde podamos dejar pequeñas huellas que alegren la vida a nuestros semejantes.me gusta la lectura donde abunde la metáfora y la prosa, soy cuenta cuentos, escribo cuentos y relatos breves sobre la cotidianidad da la urbe, de sus personajes, humanizo personajes que a diario ironizan la hipocresía de esta sociedad descompuesta. Admirador del ya desaparecido periodísta Kotepa Dlgado de quién recuerdo una frase maestra " ESCRIBE QUE ALGO QUEDA" Orgulloso de ser Venezolano.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta