Luis Alfredo Rapozo.- En el mes de enero de 1983 se inauguró el Metro de Caracas y en cadena nacional presentaban al Presidente Luís Herrera descubriendo una placa en La Hoyada y haciendo su recorrido con su tren ejecutivo de extremo a extremo.

Con esa presentación por TV., yo andaba con una picazón tremenda en la planta de los pies para hacer el mismo recorrido, bajar en cada estación y tomar muchas fotos que me quedaran de recuerdo; porque me encanta tener archivo de ciertas actividades, además de conocer cada estación como si participara en una feria , o un festival.

De esa manera, recuerdo que un domingo lo dispuse para esa actividad y efectivamente me fui a La Hoyada bien temprano y comencé mi recorrido rumbo a Propatria con la salvedad, que me bajaba en cada estación; las conocía por dentro, las diferenciaba, tomaba fotos, las reconocía sin necesidad de  ver letreros y disfrutaba de los vagones, su aire acondicionado, subía y bajaba por sus escaleras mecánicas, observaba el diseño interno con losas multicolores y escuchaba las indicaciones y normas de comportamiento por los alta voces, además de probar su comodidad; su indiscutible mejora para el usuario de transporte público, que ya no tenía que andar guindado en la puerta de una camioneta como si fuera la bandera en una embajada y evitando que un ocioso le estuviera restregando su intimidad a uno cada vez que quisiera salir o entrar en medio del pasillo, como sucedía en esas busetas tan incómodas que pasaban por la Av. Urdaneta rumbo a Petare.

Recientemente, intenté hacer lo mismo y no tuve éxito, pues los vagones están atestados de gente, no hay oportunidad de sentarse plácidamente, los pedigüeños no dejaban de extender la mano, los vendedores de chuchearías atormentaban con su venta, unos cobradores de peaje pasaban a cada rato cargando ciegos que miraban mejor que uno, viejitas pediendo plata para los remedios con cara de banqueras populares y no pude sacar la cámara por recomendación de una señora que perdió la cuenta de robos de celulares, llaveros, carteras, billeteras, lentes y hasta bolígrafos.

Artículo anteriorNecesita Cefadroxilo
Artículo siguienteLa brujería busca excluirte del Reino de los Cielos
Luís Alfredo Rapozo Nació en Caracas, D,F el. 19 de Agosto de 1960 Estudió Sociología en la Universidad Central de Venezuela Sus artículos periodísticos han sido publicados en diferentes medios, muy especialmente en el diario El Tiempo, de Puerto La Cruz, donde fue articulista por diez años, siendo miembro del grupo Nuevas Plumas y del grupo Otras Voces con una columna semanal. También sus artículos han sido publicados en diversos medios digitales como REPORTERO24 donde colabora semanalmente durante cuatro años ininterrumpidos, semana a semana. Igualmente, ha publicado en El Republicano Liberal, El Llanero Digital, ¿Qué pasa en Venezuela? Y en otros medios en forma ocasional. Entre los libros que ha publicado se encuentran “Echando Cuentos”, “Entre cuento y cuento”, Negro Primero “El día decisivo”, “Dos años de crónicas” y “Sacalapatalajá” otro libro de crónicas políticas que comprende más de un año de crónicas semanales desde febrero 2015 a Junio 2016. Fue conductor de un programa radial en Anzoátegui “Noticias comentadas” que informaba sobre las noticias más importantes del día a nivel regional y nacional , durante los años 2006 y 2007, en Radio Patria 92.7 FM en Anzoátegui. Finalmente, Rapozo, colabora con Ultimas Noticias en la sección “Echa Tu Cuento” luisalfredorapozo@gmail.com @luisrapozo

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta