Enzo D’Angelo.- ¿Sabrías que hacer antes, durante y después? ¿Has hecho algún plan de emergencia en casa u oficina? ¿Gozas de algún seguro para tus bienes?

El sábado 16 de abril a las 19:28 un terremoto de 7.8 grados en la escala de Richter y grado VIII (categoría destructivo, según la escala Mercalli), sacudió la región costera del Ecuador a unos 170 Km al noroeste de Guayaquil. El sismo había ocasionado hasta la fecha más de 550 muertos, 120 desaparecidos, 7.000 heridos, 1.100 edificaciones destruidas y otras 600 afectadas.

El último terremoto de Caracas fue en 1967 con una intensidad de 6,7 grados en la escala de Richter y por ende luego de tanto tiempo, la memoria de aquellos que lo vivieron y la poca cultura de seguros que nos caracteriza como caribeños, hace evidente que muy poca gente se encuentre preparada para un hecho así. No obstante, para todos aquellos que trabajan en alguna empresa o ente del estado es muy probable que hayan recibido alguna capacitación en caso de… ahora bien, respondiendo a si estamos preparados para un terremoto, la verdad es que nadie lo está, pero mucho podemos hacer para anticiparnos a sus temibles consecuencias.

¿Qué hacer antes que ocurra?

La ciencia ha hecho avances impresionantes en muchos campos, pero en lo referente a predecir el momento y la intensidad de un terremoto, muy poco o nada. Te sugiero: Prepara lo que llamo un Bolso de Supervivencia y ubícalo muy cerca de la salida, incluye lo siguiente: Botiquín de primeros auxilios, no olvides incluir las medicinas para los enfermos crónicos de casa. Linterna, baterías, radio, cargador extra de celular, un pito para cada miembro de la familia, sleeping bags y/o cobijas, alimentos enlatados, botellas de agua potable, navaja y algunas herramientas básicas tales como alicate, martillo, cincel, llave de tubo y las que consideres necesarias. Una vez hecho el bolso haz un inventario de los alimentos y medicinas con sus fechas de vencimiento y revísalo periódicamente, de esta forma los tendrás siempre en buen estado. Es importante que tengas en casa un extintor, luego de los sismos suele haber fugas de gas, cortocircuitos y puede haber incendios. Como medida para minimizar lesiones es importante que en casa te asegures de fijar bien, armarios, repisas, espejos, cuadros, televisores, estanterías, en fin, todo lo que pueda venirse abajo. Conversa en familia y elabora un plan de emergencia familiar de cómo actuar, de las responsabilidades de cada uno (papá, mamá, hijos mayores, otros), hagan simulacros de desalojo (a los niños les interesa mucho y son muy útiles). Es muy importante que identifiques dentro de casa y/u oficina los sitios peligrosos y aquellos claves para resguardarse (vigas principalmente).

¿Qué hacer durante un terremoto?

Lo primero es agacharse para no caerse, luego desplázate hacia los lugares que previamente identificaste en tu plan de emergencia como los más seguros y resguárdate bajo una mesa, escritorio, cama y/o viga. Protege tu cabeza con los brazos. Debes alejarte de ventanas, puertas de vidrio y balcones. Si estás fuera de casa aléjate de edificios, árboles y postes de luz. Si estás en la costa, es probable que pueda haber marejada y peor aún Tsunami, por lo cual aléjate en los posible de allí. Si vas en tu vehículo detente en un lugar seguro, coloca luces de emergencia y sal de él, pero quédate ceca para que te movilices nuevamente cuando paren las réplicas y solo si es seguro. Si estás en un sitio distinto a tu casa aplica lo mismo, agacharse, resguardarse y protegerse.
Mantener la calma, sé que es más fácil escribirlo que ponerlo en práctica, pero es vital.

¿Qué hacer después?

Lo primordial será si hay algún incendio, apagarlo de inmediato. Posteriormente cerrar las llaves de paso de gas, agua y cortar la electricidad. Por precaución nunca enciendas fósforos o encendedores para alumbrar, puede haber fugas de gas. No utilices ascensores, siempre escaleras de emergencia. Si logras desalojar mantente alejado de edificios y postes que puedan caerse, recuerda que siempre hay réplicas del sismo. Enciende la radio y espera noticias de las autoridades, usa tu teléfono celular para localizar a los tuyos o dar tu ubicación. En caso de quedar atrapado trata de no gritar, así evitarás asfixiarte por el polvo, cúbrete la boca y nariz con tu camisa y en lo posible golpea con algún objeto contundente para que indiques tu posición. Es hora de comenzar a rezar y esperar que llegue la ayuda.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta