La siguiente reflexión proviene de un pasaje que está escrito en la Biblia donde se afirma en la Primera Epístola del Apóstol San Pablo a los Corintios:

Mas nosotros tenemos la mente de Cristo” (1 Co. 2:16)

en el fondo nos está indicando que todos nosotros tenemos acceso directo al pensamiento de Dios.   Sin su sabiduría no podríamos diferenciar el bien o el mal, ni superar las tentaciones cuyo único objetivo es impedir alcanzar el reino de los Cielos.

Recordemos que la sabiduría es diferente al concepto de inteligencia, es decir, la sabiduría es saber, la experiencia ganada con el tiempo; mientras que la inteligencia es la capacidad de poder entender y comprender correctamente la información. Por lo que en el presente contexto, nosotros tenemos la capacidad de obtener conocimiento e inteligencia cuando aceptamos a Dios, la cual es reforzada por la frase escrita en Proverbios 2,6: “Porque el Señor da sabiduría, de su boca vienen el conocimiento y la inteligencia“.

En vista de ello, se puede concluir que la maldad debe provenir de aquellas personas que han decidido suprimir los pensamientos de Dios, es decir, se están guiando por una mente carnal y egoísta, cuyo norte es idolatrar una serie de nuevas virtudes postmodernas, entre las que encontramos la frivolidad, la intolerancia, la ira entre otras.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta