Ninfa Durán.- Después de pensarlo mucho, puedo decir que me liberé.

Tuve una mala relación con el que fue mi esposo. Nos separamos y solo guardo los recuerdos gratos, las risas, nuestros tres hijos…

Para mí ya está esa página pasada, ya todo quedó atrás. El hombre que me dijo un día: «vamos a casarnos», me dice ahora: «vamos a divorciarnos». Y yo le digo como la canción:

-Fuiste un trozo de hielo en la escarcha.

Sí, es mejor dejar lo malo atrás y seguir hacia adelante en la dulce compañía de mi Dios siempre fiel. ¡Adiós amore mío!

¡Libre soy! ¡Libre soy!

 

Ninfa Durán

ninfaduran4@gmail.com

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta