Con 4 niños y en la calle. Esa es la situación de José Gilberto Sojo, y su hijos Hanna (13), Haniuska (12), Yohama (11) y Christian (06), quienes desde principios de este mes decidieron marcharse del refugio en el que se encontraban debido a sus condiciones deplorables.

Sojo, CI 14.678.943, explicó que junio del año en curso debió desalojar su casa ubicada en Charallave debido a un deslave de la quebrada que afectó a varias familias, lo que ocasionó la pérdida total de sus bienes. Luego de este hecho, Protección Civil los reubicó en el refugio en la Escuela de Formación Socialista, en Charallave, prometiéndoles alimentos, atención médica, agua, transporte, entre otros servicios. Sin embargo, esta promesa solo fue cumplida hasta el mes de agosto, según Sojo.

“En el mes de agosto, los beneficios que recibíamos se acabaron. La comida era racionada, el agua la cerraron, por lo que los baños y otras áreas colapsaron al punto de que las personas allí teníamos enfermedades en la piel o gusanos. Había personas con desnutrición. Ya para este mes solo quedaban 21 familias allí. Yo tuve que abandonarlo con mis hijos”, contó Sojo, quien además apuntó que no tenían transporte para llevar a los niños a la escuela, situación que los obligaba a ir caminando. “En el camino, en ocasiones se me desmayaban porque era mucha la distancia y no habían comido nada”, dijo.

Hace un llamado a Nicolás Maduro, presidente de la república, Héctor Rodríguez, gobernador del estado Miranda, y a Ildemaro Villarroel, ministro de Hábitat y Vivienda, para que le otorguen una vivienda lo antes posible. “Yo estoy dispuesto a pagar mi casa, y no importa el Estado del país en donde me la den. Lo importante es vivir tranquilo con mis hijos”, aseguró Sojo. Contacto: (0412) 552.4373

Raúl A. Castillo G.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta