Anaheim Manrique.- Debemos aceptar a las personas tal y como llegan a este mundo, es cierto que vivimos en una sociedad “juzgadora” que te critica por el hecho de ser diferente, pero tenemos que tomar en cuenta que el  planeta es como es, porque no todos somos exactamente iguales ni física, ni mentalmente, porque “pensamos diferente, opinamos diferente y sentimos diferente”. Porque si no sucediera así, el mundo no tendría sentido, y fuera completamente aburrido.

El ser una persona con alguna dificultad física o mental, no nos hace menos que nadie, sino cada vez más HUMANOS. Porque nos enseña a levantarnos cuando hemos caído ante los obstáculos de la vida.

No es algo que deba avergonzarnos, más bien debe hacernos sentirnos ORGULLOSOS, por tener la cualidad que los demás no tienen, y sobre todo dar GRACIAS todo el tiempo porque te permite ver la vida de manera diferente.

Porque una enfermedad o condición, no define nuestro destino, que está en la ganas de luchar y seguir adelante; para cumplir nuestros sueños y objetivos, porque si algo sé, es que el “limite esta nuestra mente”. Si se quiere se puede llegar lejos e ir más allá de lo que somos capaces, con una sonrisa para conquistar al mundo.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta