Zoila López P.-  En una de las visitas de mi padre, al centro de salud de Aroa, el médico recomendó su reclusión, con la mala suerte que se encontraba de guardia una enfermera con la cual había tenido un contratiempo, dicha enfermera al notar la presencia de mi padre, dijo en voz alta con la intención de que él la escuchara- ya viene otra vez ese viejo necio, pero ya va a saber quién soy yo– y desde ese momento empezó un suplicio para mi padre, quien tomó aquello con la paciencia y el buen humor que siempre lo acompañaba.

La enfermera, luego de asignarle la cama donde pasaría aquellos días, le colocó un “suero”, pinchándole intencionalmente varias veces. Mi padre, llegada la noche apagó la luz y se dispuso a dormir, pero de pronto, se acerca la enfermera  con una linterna en sus manos y de una forma burlona le alumbra la cara para no dejarlo dormir, eso, se repitió varias veces hasta que mi padre arropándose hasta el cuello se volteó de lado y se quedó completamente quieto. Volvió a entrar la enfermera ya por tercera vez y notó que mi padre continuaba en la misma posición por lo cual dijo en voz alta– ay dios, el viejo ese como que se murió, eso es lo que me faltaba– se fue y al poco rato volvió, mi padre continuaba en la misma posición, sin muestras de respiración ni nada, la enfermera se fue acercando lentamente, mi padre se había colocado de cara a la pared, por lo cual la enfermera para verle la cara, tenía que alargarse sobre él, mi padre estaba como el zamuro del cuento que se hacía el muerto para cazar la presa  –  se murió el viejo ese – decía la enfermera mientras sigilosamente se estiraba sobre mi padre para poder verle el rostro, cuando estaba como a veinte centímetros del rostro de mi padre, éste, quien como ya les relaté la estaba era “cazando” se paró  de pronto, dando unos espantosos alaridos, haciendo salir a la enfermera en veloz y horrorizada carrera.

Esa, fue la forma jocosa en que mi padre salió de aquella difícil situación.

Por la suerte de la enfermera no me pregunten pues todavía la andan buscando por las instalaciones del viejo hospital.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta