Un kilómetro más en tu andar

Ayarí Contreras.- Alex, ¿Dónde estas? Es el día de celebrar el nuevo recorrido de la carrera, ya avanzas otro kilómetro. ¡¡Qué maravilla!! y pensar que ahora es que te falta por avanzar. Pero tranquilo, por favor baja...

Monos que nos hicieron llorar

Saúl Briceño.- Yo, que no era cazador, me enrolé en las filas de un grupo de cazadores veteranos y expertos, entre los que recuerdo a Orlando Linares, el viejito Tomoche y Rómer...

Todos están raspados

La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda, y cómo la recuerda, para contarla. La timidez entrelazada con el temor se convirtió en el impulso esa...

Ensalada de gallo

Luis Alfredo Rapozo.- Se habían pasado todo el año peleando como perros y gatos… prácticamente se les fue el tiempo en una sola disputa. A no ser por las travesuras que...

Alma eterna

Raúl Isea.- Antes de nacer mi alma presenciaba el alba trasmutada a mi conciencia desde lo divino. No hay tiempo cuando de la nada surge la vida, pero existe todo desde el principio. De la...

La boda del conejo

Francisco José Avila.- -¡Tengo unas ganas de casarme con Maryhilda…! Lo soltó así, de una, en un susurro, cosa que no lo oyera todo el grupo, sin embargo todos voltearon, dejaron los...

Mérida de mis amores

Luis Brown.- Es como estar no en otro país, sino como estar en el país que merecemos. Es viajar en el tiempo hasta aquella Venezuela de personas decentes, amables, respetuosas de...

Mi apá

José Díaz.- José Joaquín Díaz, mi apá. Mi viejo era una persona genial, tanto así que fue un autodidacta completo, pues aprendió a leer y a escribir por sí solo. En lo...

Cuentos de inmigrantes

“Se sabe dónde se nace pero no dónde se muere”, esa frase es como un rio que navega en nuestra mente, en nuestros recuerdos a la hora del asomo de esas...

¡A que la bodega de Paco!

José García | guaicaipuro14@hortmail.com.- Transcurría la década de los años sesenta (60), allá por el Barrio Niño Jesús, vía el Junquito, Caracas, donde existía un señor de origen español al que...