Manuela Ortega.- A raíz de los diferentes deslizamientos de tierra, ocurridos por las lluvias que arribaron a Venezuela en los últimos años, muchas personas fueron llevadas a supuestos refugios, que denominaron “temporales” y, en muchos casos, a hoteles para darles abrigo hasta que la Misión Vivienda, pudiese ofrecerles a estas familias un hogar definitivo.

Pero a muchos de ellos, más de tres años después, siguen aún en estos refugios, y han desmejorado de manera sorprendente su calidad de vida, amén de que en ese tiempo, han llegado nuevos hijos y separaciones, producto de esta exagerada espera.

Tal son los casos más evidentes, como la Torre El Chorro, en la avenida Universidad, o el edificio La Nacional en Capitolio. En ambas edificaciones (diseñadas para oficinas y no para viviendas) se observa el deterioro de la construcción, la suciedad que bordea el entorno y, por comentario de sus propios ocupantes, el colapso de los servicios de basura, cañerías, ascensores, entre otros, sin contar que en esos espacios la privacidad es nula.

En el caso de la Torre El Chorro, sus ocupantes lanzan por las ventanas sus excrementos, puesto que el sistema de drenaje se encuentra completamente colapsado, llegando a la acera, donde más de una vez le ha caído encima a algún peatón que circula por allí.

Mis preguntas son las siguientes: ¿en las entregas de viviendas, no está priorizado aquel damnificado de esta situación antes de otras personas? ¿No se toma en cuenta la antigüedad de espera de estas familias debido a su situación irregular?

Sé de muchas personas que han obtenido su vivienda sin estar en refugios, por “palancas” administrativas, pero siguen dejando a estas familias abandonadas a su suerte y sin fecha posible de asignación de un espacio para vivir.

La Misión Vivienda ha dado nuevos hogares a muchos, unos necesitados, otros recomendados y apoyados, si la prioridad es ayudar, debemos empezar por el que más rápido lo necesita.

Manuela Ortega

Lic. en Administración

manuelaortega26@hotmail.com

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta