Los habitantes de Lomas de Urdaneta en Catia (DC) nos hallamos desesperados, debido a que desde hace más de un mes, los transportistas se han negado a prestar servicio después de las 7 de la noche, dejando a los pasajeros que vienen a esa hora de sus trabajos, varados.

Ellos alegan que no tienen repuestos, ni cauchos y que el aumento no les alcanza para cubrir los gastos, pero la verdad es que ellos no prestan un buen servicio.

Ya estamos desesperados, hemos tenido que caminar cerro arriba con el temor de ser atracados. Hay ancianos y niños quienes padecen también de esta situación.

Agradecemos al ministro de transporte, Juan de Jesús García Toussaintt, se avoque a una solución. Ya sea les suministre los repuestos a los transportistas, les facilite un financiamiento o multe a estas personas indolentes.

 

Ninfa Durán

ninfaduran4@gmail.com

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta