La actual directiva de la clínica popular El Valle en vez de continuar y reforzar las políticas de Estado mejorando la atención, lo que ha ocasionado es que el personal médico renuncie, al igual que los enfermeros, entre otros.

No quedan especialistas para la conformación de reposos, no funciona el servicio de radiología que es tan importante en la comunidad, odontología y Misión Sonrisa brillan por su ausencia, en líneas generales, ha desmejorado.

Lo que argumenta la directiva cuando nos quejamos ante su despacho, es que no hay partida presupuestaria y que acudamos a otro centro de salud, siendo esto discriminatorio, una violación de los derechos humanos y a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y al legado del comandante Hugo Chávez Frías.

Porque no se justifica que, según la directora, no hay recursos económicos y remodeló las oficinas de recursos humanos, de administración y le colocó una reja a la dirección, recursos que pudo muy bien invertirlos en acondicionamientos e insumos médicos. Vale decir que, todos los baños de pacientes están cerrados.

Esta mala administración no solo perjudica a la población sino al proceso revolucionario porque se ve claramente el saboteo. Desde que llegó esta directiva al centro, ha sido una constante destrucción de la clínica popular.

Se pide al Gobierno que la intervenga, realice auditoría minuciosa, que vuelva la contraloría social que fuera excluida por esta directora, que recuperemos lo que nos dejó Chávez y que debemos apoderarnos.

José Sierra

CI 4.315.840

reynaldoabgadoucv@gmail.com

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta