Luis Rapozo. Mi amigo Fernando Mejías Mata me llamó desde Boca de Uchire, estado Anzoátegui, para informarme que se las están viendo muy feas para adquirir alimentos, ya que no llegan los productos regulados a una población deprimida económicamente. Yo le dije “…que eso sucede en cualquier rincón del país, que es un drama nacional que se complica, así pongan un tarantín en una calle con cualquier pretexto, para entregar ayudas a unos cuantos adultos mayores con una tarjeta económica; así monten un escritorio para dar el certificado médico, así se pongan a vender verduras, hortalizas y unos pocos kilos de pollo barato y carne económica en una especie de feria limitada por la voz que dice “se acabó lo que se daba”.

Bueno, inmediatamente me comuniqué con mi comadre Yolimar Ibarra en Boca de Uchire para enterarme qué están comiendo mis ahijados. Ella me dice que efectivamente no se consigue los alimentos regulados desde hace más de 45 días y que la gente anda desesperada; que habían llegado unos pocos productos a los supermercados de los chinos de origen brasilero como el arroz, algo de azúcar, pasta y me parece que algo de harina a precios desesperados, que ningún bolsillo aguanta (arroz Bs 2. 200 Bs., Azúcar Bs. 1.000, mantequilla Bs. 1250) y me informaba que los niños se desmayan en las escuelas por el hambre y donde la cocina le da a los niños arroz con bollito, cuando hay algo que darles, así el gobierno diga en palabras de Aristóbulo que  “… la revolución alimenta a los niños en las escuelas”.

Artículo anteriorSolicitan habilitar cajeros del Banco de Venezuela en Trujillo
Artículo siguienteLa muerte de mi alumna valiente
Luís Alfredo Rapozo Nació en Caracas, D,F el. 19 de Agosto de 1960 Estudió Sociología en la Universidad Central de Venezuela Sus artículos periodísticos han sido publicados en diferentes medios, muy especialmente en el diario El Tiempo, de Puerto La Cruz, donde fue articulista por diez años, siendo miembro del grupo Nuevas Plumas y del grupo Otras Voces con una columna semanal. También sus artículos han sido publicados en diversos medios digitales como REPORTERO24 donde colabora semanalmente durante cuatro años ininterrumpidos, semana a semana. Igualmente, ha publicado en El Republicano Liberal, El Llanero Digital, ¿Qué pasa en Venezuela? Y en otros medios en forma ocasional. Entre los libros que ha publicado se encuentran “Echando Cuentos”, “Entre cuento y cuento”, Negro Primero “El día decisivo”, “Dos años de crónicas” y “Sacalapatalajá” otro libro de crónicas políticas que comprende más de un año de crónicas semanales desde febrero 2015 a Junio 2016. Fue conductor de un programa radial en Anzoátegui “Noticias comentadas” que informaba sobre las noticias más importantes del día a nivel regional y nacional , durante los años 2006 y 2007, en Radio Patria 92.7 FM en Anzoátegui. Finalmente, Rapozo, colabora con Ultimas Noticias en la sección “Echa Tu Cuento” luisalfredorapozo@gmail.com @luisrapozo

2 COMENTARIOS

  1. Elena Antonia Dianda Dianda Amigo en Apure sobrevivimos por que llega la comida desde Colombia. Hoy repleto San Fernando de comida harina pan 2100 Azúcar 2100 Arroz 2100 pastas 2120 Aceite 3000 y no es a los bachaqueros es al comercio formal que el gobierno lo aprueba cada día mas pobres y dependencia total de nuestro hermano país

    Luis Alfredo Rapozo Es una realidad lamentable Elena Antonia Dianda Dianda. Yo insisto que hay que tener un buen conuco y sus animalitos

    Franklin Pereira Muy bueno ese chiste. Tengo mi conuco en casa mi terreno es de 1200 mts. Siembro de todo y nada me dejan prosperar. Se llevan laas cosas tiernas hasta los frijoles. Me tienen azotado mas nunca comi un platano de ahi. Tenia unas 50 ponedoras y les dieron 3 pasadas y acabaron con todo mi esfuerzo e inversión. Tu solución no sirve a menos que vigiles y mates a alguien que lamentablemente puede ser un niño…

    Luis Alfredo Rapozo Franklin Pereira Qué vaina

    Luis Alfredo Rapozo Bueno a sacar la escopeta…como hacían los abuelos

    Franklin Pereira Esta quincena he estado hospitalizado y viajando al especialista a pto la cruz interdiario. Me han roto la casa 4 veces ya me dejaron sin nada… Y la mando a soldar y reparar y al otro día la vuelven a romper ante la mirada indolente de tus vecinos…

    Luis Alfredo Rapozo caramba

    Luis Alfredo Rapozo yo precisamente, debo ir a sacar algunas cosas, antes que me muden

    Franklin Pereira Estoy momentaneamente invalido no he podido hacer nada al respecto primero atacando el problema de salud..y la gente no se apiada del prójimo eso también se acabó.. Es triste.

    Luis Alfredo Rapozo cierto

    Elena Antonia Dianda Dianda Lo mismo pasa en el llano no perdonan nada robos de noche y atracos de día hasta la pasta se la llevan

    Luis Alfredo Rapozo Es que el problema es bien complicado…no tenemos comida, no tenemos autoridad y los malandros andan con el moño suelto

    Luis Alfredo Rapozo En Uchire, hace unos 7 años, yo me cansé de echarle plomo a los ladrones de posadas…parecía el chico kid

    Luis Alfredo Rapozo Esto es super triste amigos…

  2. El hambre y la pobreza, crecen y se adueñan del entorno, pero en Uchire la cosa está fea..

    En estos días salí a visitar algunas farmacias por la Av. Fuerzas Armadas, buscando un medicamento, que en otros días no solo se conseguía como el pan caliente en la cuarta república, sino que además era barato. Como ustedes podrán imaginar, no lo conseguí.

    Mientras hacía mi cola para adquirir el medicamento, me quedé observando a los demás compradores, así como a los ciudadanos que transitaban frente al local y descubro que los parroquianos se veían muy delgados, mal vestidos, arruinados por una especie de maldición china colectiva. Muchas mujeres lucían sus ojeras de rostro demacrado, los niños se veían famélicos y las ancianas arrastraban sus pasos como si les pesara la vida. Yo me dije “caramba, parece que este pueblo se está muriendo lentamente, en nuestra propia cara y ni siquiera rezamos un rosario, hacemos una misa en cuerpo presente o elevamos una plegaria como aquella histórica frente al Nazareno para curar aquella peste con limones…según nos recuerda el poema de Andrés Eloy Blanco”

    Ese mismo día caí en una depresión, que me hizo meditar para tratar de superarla lo más rápido posible y entonces me imaginé los consultorios repletos de los psicólogos, atendiendo severos cuadros de ansiedades; angustias y acentuadas depresiones por lo que estamos viviendo, así el gobierno diga, que por orden presidencial sonarán las gaitas zulianas para alegrarnos la vida como si fuera un acto de magia.

    Les decía que ese día me deprimí, porque mi amigo Fernando Mejías Mata me llamó desde Boca de Uchire, estado Anzoátegui, para informarme que se las están viendo muy feas para adquirir alimentos, ya que no llegan los productos regulados a una población deprimida económicamente. Yo le dije “…que eso sucede en cualquier rincón del país, que es un drama nacional que se complica, así pongan un tarantín en una calle con cualquier pretexto, para entregar ayudas a unos cuantos adultos mayores con una tarjeta económica; así monten un escritorio para dar el certificado médico, así se pongan a vender verduras, hortalizas y unos pocos kilos de pollo barato y carne económica en una especie de feria limitada por la voz que dice “se acabó lo que se daba”.

    Bueno, inmediatamente me comuniqué con mi comadre Yolimar Ibarra en Boca de Uchire para enterarme qué están comiendo mis ahijados. Ella me dice que efectivamente no se consigue los alimentos regulados desde hace más de 45 días y que la gente anda desesperada; que habían llegado unos pocos productos a los supermercados de los chinos de origen brasilero como el arroz, algo de azúcar, pasta y me parece que algo de harina a precios desesperados, que ningún bolsillo aguanta (arroz 2200 Bs., Azúcar 1000, mantequilla 1250…) y me informaba que los niños se desmayan en las escuelas por el hambre y donde la cocina le da a los niños arroz con bollito, cuando hay algo que darles, así el gobierno diga en palabras de Aristóbulo “… que la revolución alimenta a los niños en las escuelas”.

    Ese día, bajé caminando por la Av. Fuerzas Armadas buscando mi medicamento cuando veo un camión cargado de azúcar en el cruce con la Av. Universidad-allí en la La Hoyada- víctima de un saqueo violento, que en tiempo record fue descargado; la gente se convirtió en una especie de piraña urbana que dejaron el cargamento desplumado. Les digo, que algunas bolsas se rompieron en la refriega y entonces muchas amas de casa-seguramente-, comenzaron a recoger el producto derramado del piso con sus manos y llenando bolsitas que llevaban en sus carteras para llevar algo a casa.

    Eso me dejó una sensación muy grande de miseria y entonces vi la pobreza que salía hasta de los rincones de los edificios en pleno casco central de Caracas, mientras me imaginaba a mi comadre en Uchire haciendo cremitas de auyama para matar el hambre de los muchachos…

Dejar una respuesta