Valentina, La mantuana

0
137

Luiz Rapozo.- Fue a finales de 1960 en una iglesia de La Pastora, en Caracas. Allí por ese tiempo regía un sacerdote español con fama de ser muy estricto en el manejo de su feligresía y la iglesia estaba reluciente, muy limpia y los bancos de madera de caoba daban una sensación de estar adentro de una catedral española sobre un piso de mármol tan reluciente, que te podías ver el rostro reflejado en el piso como si fuera un espejo.

-Ese sábado era tu bautizo y recuerdo claramente a tu padrino vistiendo su uniforme blanco de gala de la Armada Venezolana con tu madrina Augusta, quien era una mujer muy delicada en todo, de buenos modales y una educación típica de las familias rancias caraqueñas de la época, que gustaban tener “todo a punto”, en su lugar, como en su casa que no se veía nada fuera de lugar y fue quien organizó todo el bautizo con dos meses de anticipación.

-Caramba abuelo, me imagino que era un evento religioso muy especial por la forma que cuentas la cosa -le dije-.

-Seguro que sí, mijo. Esas actividades se tomaban con mucho respeto por lo delicado del sacramento y el compromiso que se establecía con los compadres. Entonces, todo estaba listo frente a la pila bautismal, cuando sale el sacerdote con toda su parafernalia y descubre que Valentina no llevaba puesta su manta, su velo y paralizó el acto de inmediato.

-No puede ser, abuelo. ¿Paralizaron el bautizo por no tener puesto el velo?

-Efectivamente. Tu madre con tanto apuro había olvidado el velo y en esos tiempos se acostumbraba que las mujeres entraran a la iglesia con su manto, era una vieja costumbre.

-¿Y entonces?

Ese incidente generó una incomodidad terrible porque casi se suspende el bautizo y tu mamá no hallaba dónde meter el cuello. Lo cierto, es que tu padrino habló con alguien que ya había bautizado y consiguió que le vendieran un velo usado-por supuesto- y se salió del aprieto. Nada del otro mundo en cierta forma, pero ese día se estuvo hablando del asunto del velo de Valentina, cosa que perduró muchos años al igual que la incomodidad de tu madre, hasta que un día dijo una palabrota contra el cura. Y no se habló más del asunto.

Artículo anteriorCarta al Presidente Nicolás Maduro de adulto mayor sin vivienda
Artículo siguienteEl aniversario
Luís Alfredo Rapozo Nació en Caracas, D,F el. 19 de Agosto de 1960 Estudió Sociología en la Universidad Central de Venezuela Sus artículos periodísticos han sido publicados en diferentes medios, muy especialmente en el diario El Tiempo, de Puerto La Cruz, donde fue articulista por diez años, siendo miembro del grupo Nuevas Plumas y del grupo Otras Voces con una columna semanal. También sus artículos han sido publicados en diversos medios digitales como REPORTERO24 donde colabora semanalmente durante cuatro años ininterrumpidos, semana a semana. Igualmente, ha publicado en El Republicano Liberal, El Llanero Digital, ¿Qué pasa en Venezuela? Y en otros medios en forma ocasional. Entre los libros que ha publicado se encuentran “Echando Cuentos”, “Entre cuento y cuento”, Negro Primero “El día decisivo”, “Dos años de crónicas” y “Sacalapatalajá” otro libro de crónicas políticas que comprende más de un año de crónicas semanales desde febrero 2015 a Junio 2016. Fue conductor de un programa radial en Anzoátegui “Noticias comentadas” que informaba sobre las noticias más importantes del día a nivel regional y nacional , durante los años 2006 y 2007, en Radio Patria 92.7 FM en Anzoátegui. Finalmente, Rapozo, colabora con Ultimas Noticias en la sección “Echa Tu Cuento” luisalfredorapozo@gmail.com @luisrapozo

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta