En los últimos años hemos tenido acceso a una gran cantidad de información gracias a los avances en las Tecnologías de la Información y la Comunicación, TIC. Sin embargo, como se comentará a continuación, mayor información no implica más conocimiento.

El diccionario de la Real Academia Española nos indica que conocimiento es “saber o sabiduría”, así como “acción y efecto del conocer”; mientras que información es la “acción o efecto de informar”. Por lo que fácilmente puedo deducir que el conocimiento es la información asimilada. A raíz de ello, considero que una Sociedad del Conocimiento debe presentar constantes innovaciones en pro de una transformación social que eleve nuestra calidad de vida. Dicho término no es nuevo, y fue introducido por primera vez por el austríaco Peter Drucker en su libroLa era de la discontinuidad” en 1969.

De modo que les pregunto, ¿actualmente vive en una sociedad donde constantemente se innova en todos los estratos sociales? Permítanme citar el siguiente ejemplo: todos podemos obtener información de cómo fabricar una simple hoja de papel, pero pocos manejan el conocimiento para poder fabricar la misma, y carecemos de la sabiduría para poder producirla a nivel industrial. Por lo que puedo afirmar, sin miedo a equivocarme, que residimos en una sociedad donde cualquier persona puede tener acceso a la información gracias a las TIC.

Se están desarrollando nuevas herramientas tecnológicas para poder abarcar un gran número de noticias en tiempo real, de modo que estamos siendo conducidos a consumir datos, y hasta desean imponer nuestra forma de pensar, de manera similar a un comercial de televisión. A raíz de ello, acuño los términos “Pastores de Ideas” yBorregos de Información”, para destacar las tendencias extremistas de ciertas personas que se dedican a fabricar ideas, con respecto de aquellas que simplemente repiten los comentarios de los demás, respectivamente.

Estamos inmersos en una sociedad donde la Internet también es utilizada como un medio de diversión similar a la televisión gracias al auge de vídeos producto de los teléfonos móviles, divulgación de fotos, sin olvidar los constantes rumores a nivel social de algunas personas. De allí que nazcan términos tales como infoentretenimiento (traducción de la palabra infotainment) al ser la unión de entretenimiento con información.

La pregunta obligatoria es, ¿estamos viviendo en una Sociedad del Conocimiento? Considero que no es así. Es un mito. Vivimos en una sociedad que está descubriendo su apetito por las noticias y mensajes que se generan a nivel mundial, golosos de datos que algunas veces saturan nuestra capacidad de razonar.

Somos seres evolucionados que nos adaptamos a nuestro medio ambiente. De modo que estos datos nos están inundando desde cualquier medio digital o físico, hasta el punto que condicionan una moda electrónica, convirtiendo a las personas en borregos de información.

Resta comentar que ese apetito por noticias ha generado nuevas adicciones tales como el Desorden Adictivo a Internet, conocido por sus siglas DAI, donde estudios científicos han revelado que las personas están inmersas en las redes sociales, solo se comunican a través del chat, sin olvidar las constantes noticias a las que tiene acceso las 24 horas al día. Justo en este punto surge la analogía de un borrego que se deja llevar por los caminos que le definen los demás, porque no le permiten pensar por sí mismos.

De modo que sean humildes, vivan su propia vida y respeten la privacidad de los demás. Sean libres de la presión comercial que intenta venderles una idea con la excusa de estar informados. Valoren su tiempo porque es lo único que no recuperarán; pero sobre todo, sean independientes y no simples consumidores de datos cuán borregos que siguen tendencias impuestas por los demás.

Raúl Isea

raul.isea@gmail.com

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta